sábado, 18 de octubre de 2014

FENTASE PRESENTE EN 18° REUNION REGIONAL AMERICANA.

FOTO DE PORTADA DEL EVENTO INTERNACIONAL

EN DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS



EN DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS

Asistimos en las últimas semanas a una intensa campaña en medios, promovida por algunos gremios empresariales y mediáticos, que insisten en exigir al gobierno reformas en la legislación laboral, orientadas a reducir los derechos de los trabajadores/as ampliando los regímenes especiales al conjunto de trabajadores/as, argumentando que esto incentivará la inversión privada en momentos de desaceleración económica y pérdida de competitividad.
Creemos que esta es una campaña tendenciosa, que no se ajusta a la evidencia empírica, cuyo principal objetivo es mantener las tasas de ganancias de un sector de empresas, a costa de la calidad de vida y la precariedad en el empleo de los peruanos. Sobre el particular queremos señalar lo siguiente:
  • Es falso que el régimen laboral general vigente genere elevados costos de despido. Dicha legislación dispone de múltiples modalidades de contratación temporal que permiten a las empresas cesar a su personal sin incurrir en el pago de ninguna indemnización por despido, ya que basta con esperar la finalización del respectivo contrato –de corta duración– para prescindir de los servicios de los trabajadores.  Dos de cada tres trabajadores/as formales del sector privado están sujetos a contratos temporales.
  • En cuanto a la minoría de trabajadores/as contratados a plazo indefinido, la legislación laboral establece una gran variedad de causas de término de la relación laboral que no acarrean el pago de indemnización alguna. Causas vinculadas con la conducta y capacidad de los trabajadores/as, así como con la situación de la empresa.
  • No es verdad que el aumento de la remuneración mínima incremente la informalidad laboral. Por el contrario, en el período 2005-2013, en el cual la remuneración mínima se elevó en 5 oportunidades, la tasa de informalidad laboral en el sector empresarial privado se redujo en 11,4 puntos porcentuales (pasando de 68,8% a 57,4% a nivel nacional) y el porcentaje de trabajadores/as que perciben remuneraciones inferiores a la mínima disminuyó en 12,1 puntos porcentuales (pasando de 46,2% a 34,1%). Adicionalmente, un aumento en la remuneración mínima generaría un mayor consumo interno, lo que implicaría mayor producción local y mayor contratación de personal.
  • Es falso que eliminando y reduciendo derechos laborales y beneficios sociales –como sucede con los diversos regímenes especiales (micro y pequeña empresa, agrario, exportación no tradicional, trabajadores/as del hogar)– se promueve la inversión y la formalidad laboral. En tal sentido, a pesar que los regímenes laborales especiales de la micro y pequeña empresa han reducido significativamente los costos laborales no salariales (beneficios laborales) de un 54% adicional de la remuneración mensual, a 5% y 29,1% respectivamente, sólo se han formalizado el 8,4% de microempresas y el 6,7% de pequeñas empresas bajo los estándares de dichos regímenes desde octubre del 2008. Ello muestra que los principales incentivos para la formalización laboral no están vinculados a la reducción de beneficios laborales, sino que únicamente genera una mayor precarización del empleo.
  • Incluso en el caso de la microempresa, la tasa de informalidad laboral se ha mantenido en niveles cercanos al 90%, a pesar de la disminución de beneficios laborales contenida en su régimen laboral especial y el contexto de reducción general de la informalidad laboral, que curiosamente ha disminuido significativamente en los segmentos empresariales sujetos a la legislación laboral general (el 86% de trabajadores formales en el sector privado recibe los beneficios establecidos por la regulación laboral general).
  • Es necesario avanzar en mejoras en la regulación laboral y el fortalecimiento de la acción estatal que permitan el ejercicio pleno de los derechos individuales y colectivos en el trabajo (actualmente sólo el 6,4% de trabajadores del sector privado formal se encuentra sindicalizado). El Estado debe garantizar la libertad sindical y promover la negociación colectiva como los mecanismos principales para el diálogo social y una distribución razonable y justa del ingreso producido colectivamente, considerando que los trabajadores que acceden a la negociación colectiva tienen la posibilidad de obtener mejores remuneraciones que aquellos que no lo hacen (remuneraciones 50% mayores en promedio).
  • Insistir en la reducción de beneficios laborales sólo contribuirá a incrementar la inequidad en la distribución del ingreso entre empresas y trabajadores, cuya brecha se ha ampliado en 18,9 puntos porcentuales del PBI, a favor de las primeras, en los últimos 20 años.
  • Es necesario implementar una reforma integral y sostenible de la seguridad social en sus distintas ramas (salud,  pensiones, riesgos de trabajo, entre otros). Dicha reforma debe garantizar que se cumplan los fines propios de la seguridad social y no estar desconectada de las necesidades de los ciudadanos/as. La seguridad en los ingresos en las distintas etapas de la vida y la protección de la salud son derechos humanos que deben ser garantizados de manera universal por el Estado, sin perjuicio de que los trabajadores y trabajadoras cuenten con seguros o pensiones privadas de carácter complementario. Actualmente el 37,8% de los trabajadores/as no está cubierto por ningún seguro de salud, mientras que el 67% no se encuentra afiliado a ningún sistema de pensiones.
  • Para superar el problema de la informalidad y generar las condiciones propicias para la creación de empleos adecuados, es necesario que el Estado fomente el fortalecimiento empresarial y la mejora de los niveles de productividad de las empresas, promoviendo encadenamientos productivos, el acceso a tecnología limpia, la capacitación laboral, simplificación administrativa, acceso a financiamiento y nuevos mercados, etc. Los “costos laborales” son sólo uno de los factores –no el único ni el más importante– que contribuye a la competitividad y al éxito de los emprendimientos empresariales.
  • Finalmente, es importante precisar que según el índice de competitividad global del World Economic Forum 2013-2014 (conformado por 12 pilares), el Perú se ubica en el segundo quintil superior mundial en el ranking del pilar “eficiencia del mercado de trabajo” (competitividad laboral), siendo superado sólo por Chile a nivel de Latinoamérica.
Por todas estas razones, consideramos inoportuna y errada la campaña emprendida por algunos sectores para reducir y flexibilizar aún más las normas laborales, que, como hemos visto, no inciden directamente en el objetivo de la formalización laboral ni en la mejora de la calidad del empleo. Por el contrario, planteamos promover el trabajo decente y el cumplimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores/as.

jueves, 16 de octubre de 2014

18ª Reunión Regional Americana La OIT llama a combatir la desigualdad a través del trabajo decente

“Declaración de Lima” de la OIT llama a combatir la desigualdad a través del trabajo decente

“Es muy importante que desde las Américas mandemos al mundo un mensaje común, tripartito, que no hay desarrollo que merezca el calificativo de humano sin trabajo decente y la democracia sólo se fortalece si hay mejores empleos para todos”, dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder, en su discurso de clausura de la reunión.
 LIMA – Más de 490 delegados de gobiernos, trabajadores y empleadores reunidos en el marco de la 18ª Reunión Regional Americana de la OIT acordaron hoy una serie de medidas para promover la lucha contra la informalidad y la desigualdad en la región a través del trabajo decente.

“Hemos convenido que la reducción de la desigualdad favorece el desarrollo sostenible y la gobernabilidad”, dijo por su parte Fredy Otárola, ministro de Trabajo y Promoción del Empleo de Perú y presidente de la conferencia.


Según los últimos datos de la OIT, existen 130 millones de trabajadoras y trabajadores en condiciones de informalidad en la región, lo que representa casi el 47 por ciento de la población.


En la denominada “Declaración de Lima”, se llama a combatir la desigualdad por medio de “políticas públicas integradas, tanto económicas como sociales, que promuevan la inclusión social, el trabajo decente y el empleo productivo, así como un entorno propicio para empresas sostenibles”. Según señala el documento final de la reunión, “esto incluye políticas públicas en contra de la discriminación y de la violación de la libertad sindical y de asociación”.


“Para superar los obstáculos existentes y avanzar en la creación de empleos de calidad es esencial que haya respeto por los derechos fundamentales en el trabajo, un entorno propicio para las empresas sostenibles y un diálogo social efectivo basado en la confianza mutua entre los gobiernos y organizaciones de empleadores y de trabajadores representativas e independientes”, agrega el documento.


Durante los cuatro días de la reunión, los delegados de la 18ª Reunión Regional Americana discutieron sobre el informe del Director General y participaron de sesiones interactivas en torno al desarrollo sosteniblela transición de la informalidad a la formalidad en el trabajo, y el papel de las multinacionales en la promoción del Trabajo Decente.


La Conferencia fue además escenario del lanzamiento de una iniciativa regional para acelerar los esfuerzos de lucha contra el trabajo infantil y alcanzar la meta de lograr su erradicación total para el año 2020.


También se registró un apoyo importante por parte de varios países a los esfuerzos de la OIT por convertir el crecimiento económico inclusivo, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente en uno de los objetivos de la próxima agenda de desarrollo sostenible.


La reunión contó con un total de 497 delegados provenientes de 33 países de las Américas, de los cuales 33 por ciento fueron mujeres, un incremento de casi diez por ciento comparado con la última reunión regional americana.


Las reuniones regionales de la OIT se realizan cada cuatro años en cada una de las regiones: Asia y el Pacífico, las Américas, África y Europa.


La primera Reunión Regional de la OIT se llevó a cabo precisamente en el continente americano, en 1936.

martes, 14 de octubre de 2014

15 DE OCTUBRE: CGTP Y EMPRESAS ESTRATÉGICAS SE MOVILIZAN


MIÉRCOLES 15 DE OCTUBRE – 10.30 am

CGTP Y TRABAJADORES DE EMPRESAS ESTRATÉGICAS SE MOVILIZAN PARA EXIGIR CESE DE PRIVATIZACIONES Y RECHAZAR PROPUESTA PARA ELIMINAR DERECHOS LABORALES

CONCENTRACIÓN: CRUCE DE LA AVENIDA REPÚBLICA DE PANAMÁ (CUADRA 36) CON ARAMBURU.

El Secretario General de la CGTP, Mario Huamán anunció en conferencia de prensa que el 15 de octubre, los trabajadores de las empresas estratégicas, se movilizarán por las principales ciudades del país, con la finalidad de denunciar, y rechazar la privatización de PetroPerú, Enapu, Eléctricas, Banco de la Nación y Empresas de Agua Potable.

Mencionó que estas medidas ocultan la incapacidad del gobierno, de enfrentar la crisis económica, pretendiendo entregar activos públicos, a los privados con la finalidad, de garantizarles ganancias económicas, a costa de la precarización, y encarecimiento de los servicios públicos, lo que encarecerá el costo de vida.

Asimismo, informó que pese a cumplir con las exigencias legales correspondientes, el gobierno ha negado las garantías respectivas, para la realización de la movilización, lo que implica, un acto antidemocrático, el cual busca silenciar, las denuncias que vamos a realizar en la Reunión Regional de la OIT; sobre la violación de derechos laborales que se cometen en el actual gobierno. 

Comunicó que en Lima, la marcha se iniciará a las 10:30 am en la Esquina de República de Panamá, con Aramburú, para luego dirigirse al Ministerio de Vivienda, PetroPerú, Fonafe y concluirán su movilización en el Hotel Los Delfines, donde se realizará la Reunión Regional de la OIT. 

Agregó que las principales demandas son: el cese inmediato de los procesos de privatización de las empresas de agua, eléctricas, Banco de la Nación, PetroPerú, Enapu, EsSalud, hospitales del MINSA, Educación y por el libre ejercicio al derecho de sindicalización y negociación colectiva en el sector público y privado, además de la Derogatoria de la Ley Servir. 

También precisó que exigirán el incremento de la Remuneración Mínima Vital y de las pensiones para enfrentar el alza del costo de vida y acciones efectivas para eliminar a las organizaciones criminales; devolución de los aportes a los Fonavistas y la defensa del medio ambiente. 

Concluyó manifestando que la CGTP respalda las acciones de los trabajadores de las empresas estratégicas, y exigía al gobierno, la no privatización de dichos activos públicos. Asimismo, demanda medidas destinadas a proteger a las familias trabajadoras de la crisis económica.

SOBRE LAS PROPUESTAS EMPRESARIALES

Huamán expresó que los empresarios de ADEX (exportadores), y la Cámara de Comercio de Lima, han expresado las pretensiones y deseos de cierto sector empresarial de “socializar al máximo” la precarización laboral (reducción y anulación de derechos). Precisó que los empresarios buscan supuestamente reactivar la economía a través del abaratamiento de la mano de obra y el mantenimiento de los privilegios políticos a las empresas.

Arguyó que con esta iniciativa, los únicos beneficiados serán las corporaciones mediáticas como lo demuestra la vigencia de la llamada Ley Mypes (promulgada hace casi diez años y con varias modificaciones destinadas a reducir derechos laborales. No ha disminuido la informalidad laboral, la cual bordea el 70% de la PEA).

Agregó que los empresarios de otras latitudes, y el Banco Mundial, manifiestan que ante la crisis se debe alentar el fortalecimiento del mercado nacional, a través del reconocimiento y ampliación de los beneficios de un trabajo digno. Sin embargo, enfatizó, que algunos empresarios peruanos, (ADEX y Cámara de Comercio de Lima) proponen al gobierno un Régimen Laboral General Regresivo, el cual implica, la reducción a 7 días de las vacaciones, disminución de la indemnización por despido, y de las gratificaciones para citar algunos ejemplos, además de diferencias las remuneraciones mínimas.

Puntualizó que los empresarios proponen replicar el Régimen Agrario sin tomar en cuenta que el 90% de trabajadores sometidos a dicha modalidad. Finalizó mencionando que no han leído las opiniones de diversos especialistas, quienes manifiestan que las principales medidas, para impulsar la reactivación económica, y la formalidad, son la reforma tributaria, el acceso a créditos, tecnología, simplificación de trámites, eslabonamiento de la producción entre las mypes y las grandes empresas, diversificación productiva, entre otros temas.